MUCHO MÁS QUE UNOS APARTAMENTOS DE MONTAÑA



Cuando emprendes un viaje de esquí la emoción es evidente ya que no es algo que ocurra tan a menudo como nos gustaría, pues es necesario que se alineen varios factores:

Deberá coincidir que haya nevado con que todos los integrantes de la familia tengamos la equipación a punto. Cuadrar nuestros días de vacaciones con la disponibilidad del alojamiento que nos gusta, los días de sol maravilloso y con que sea temporada media (no sea que tengamos que pagar un ojo de la cara por los forfaits). Imprescindible que no sean días de mucha afluencia. Eso de hacer colas de dos horas en los remontes como que no. Para una semana que vamos...

Pero también hay que contar con que los niños no sean tan pequeños que no puedan esquiar o tan mayores que ya no quieran ir.

Y por cierto... ¿con quién dejamos al perro?

En definitiva, serás un auténtico triunfador si al menos consigues ir una vez al año a practicar ese deporte tan gratificante pero de tan difícil planificación.

Pero aquí no acaba todo. Después de haber superado estas primeras pruebas que te demuestran a ti mismo que la vida de montaña te gusta desde lo más profundo de tu ser, queda la última barrera a superar:

ENCONTRAR EL APARTAMENTO

Mientras vas en el coche la emoción del reto conseguido se mezcla con una cierta sensación de incertidumbre:

¿Cómo será el apartamento que hemos alquilado?  Espero que esté limpio. ¿Estará cerca de las pistas? y.... ¿hará calorcito?. Vaya... se me olvidó preguntar si incluía sábanas y toallas....

Todas esas dudas quedan resueltas una vez haces girar la llave dentro de la cerradura y empujas la puerta del misterioso apartamento alquilado del que, a lo sumo, habrás visto alguna foto tomada con perspectiva.

Y lamentablemente los alojamientos de las estaciones de esquí suelen parecerse más a una pequeña nevera de los años 60 con polvillo de esa época que a un lugar apacible donde pasar tu gran lograda semana.

Hasta hoy...

BIENVENIDO A TUS APARTAMENTOS DE SIERRA NEVADA





El complejo está formado por 3 apartamentos en la cuarta planta del Edificio Primavera I. Son ideales tanto para ir en familia como en grupo pues se podrán comunicar entre sí si así se desea. Creo que esa es la razón por la que mis niños no hablan de otra cosa más que de Sierra Nevada.






Fue una auténtica aventura y un descubrimiento para ellos. Lo primero, poder dormir en literas, pero sobretodo... el poder corretear por los tres apartamentos a sus anchas.

"Mami me voy a casa del tío Juan y la tía Belén". 

Lo dicho: toda una aventura.










Los muebles hechos a partir de maderas recicladas, las telas orgánicas y las maravillosas vistas únicas a la estación potencian nuestra vitalidad para poder dar lo mejor de nosotros en pistas.


Sin olvidar las cookies caseras y el caldito hecho a fuego lento que nos acompañan siempre que vamos y que se han convertido en una tradición familiar.


En las imágenes:

Botella iluminada y libreta Kraft: Muy Mucho.
Manteles individuales: Tienda Casa.
Ropa de cama, cojines, botella agua, alfombra pelo blanco: Ikea.
Espejo, pizarra y cajas de fruta antiguas: Bois et Lin.
Botas de agua: Leroy Merlin.

Para reservas y más información vista nuestra página en Airbnb:

https://www.airbnb.es/rooms/5062345

No hay comentarios:

Publicar un comentario

2016 © Bois et Lin