SÍ QUIERO (BOIS ET LIN & WEDDINGS)

Tengo que reconocer que me apasionan las bodas, especialmente las que se celebran en el campo y más aún las que duran todo un fin de semana. Debe de ser que me transportan a tiempos pasados, a tiempos de amigos, cervezas y corros en el suelo. Y es que por mucho que cambiemos hay algo en nosotros que permanece, que simplemente se integra en cada nueva situación de la vida. Ese algo, esa esencia que llevo conmigo desde el día que nací hasta hoy lo he bautizado como "el espíritu veraniego" 

"El espíritu veraniego" tiene mucho o todo de aquello que me apasiona: campo, playa, amigos, música y el máximo de buen rollo. Noches en la playa formando un corro con las guitarras (en nuestro caso una, pero menuda una....), amigos, emociones y mucha ilusión bañada por las estrellas. ¡Ayyy...! cuando por fin me liberaban en el cole y me decían: "estáis de vacaciones" lo mío no eran maripositas en el estómago más bien eran águilas.

Pues las bodas me devuelven esas águilas que me transportan a mis años de adolescencia (ya sabéis que fueron largos e intensos...)

 Me puede la ilusión de ponerme de gala, de reunirme con los míos, de recordar, de sacar las guitarras cerveza en mano.

Así que es invitarme a una boda y "mi espíritu veraniego" renace con toda su locura. Es como si me estuviese escapando de casa para irme de marcha a escondidillas. Y lo mejor de todo, ese buen rollo  ha calado hondo en toda mi familia. Tengo un auténtico galán de 4 años esperando vestirse de boda con casi más ilusión que la que tiene por ir a la playa.



MESA COMEDOR BOIS ET LIN

Y es que cada día las novias son más divertidas, parece que se estuviesen vengando de aquellas bodas de antaño en las que la mujer era una simple marioneta de su padre y su novio sin voz ni voto para decidir.





PIZARRAS BOIS ET LIN 100% FABRICADAS A MANO

Cada boda cuenta una historia y yo, aquí, deseando conocerlas todas...







1 comentario:

2016 © Bois et Lin