LA CAJA DE LOS DESORDENADOS






No sé si os ocurrirá a vosotros lo mismo pero mis hijos cuando  juegan no sacan un juguete o dos si  no que montan una batalla campal digna de libro de historia. Y no de vez en cuando, todos y cada uno de los días de la semana.



A consecuencia de eso nos encontrábamos su padre y yo a diario antes del baño persiguiendo personitas para que devolviesen cada cosa a su lugar, sin mucho éxito la verdad. 



En mi búsqueda de una solución, ya que el papel de Cruela de Vill no me va nada, se me ocurrió contarles un cuento que me habían dado en su antigua guarde que iba de unos juguetes que decidían cambiarse de casa porque el niño que les cuidaba ahora más bien los mal cuidaba, estaban rotos, sucios y tirados. Pero ni por esas oye.



Pero un acertado día se me ocurrió inventarme el truco de "la bolsa de los desordenados", que posteriormente pasaría a ser "la caja de los desordenados".



"La caja de los desordenados" consiste ni más ni menos en que cada día antes del baño me doy un paseíto por la casa y todo lo que esté fuera de su lugar queda clausurado en esta resolutiva caja durante 1 semana.



Súper resolutivo el tema. Basta con que media hora antes avise: "Chicos en un rato me doy un paseíto para ver qué juguetes se van a la caja de los desordenados" y vamos, ni Súper Nani. 



Es increíble como una tontería como está puede llegar a transformar una situación desagradable en un juego para ellos. "Corre, corre que ya viene la caja de los desordenados" Eso sí, en mi caso tuve que ser un poco inflexible la primera vez y dejar clausurados dos de sus juguetes preferidos para que viesen en qué consistía el tema. 



Tengo que reconocer que lo que estaba planteado como una semana ha terminado convirtiéndose en 2 días, pero son  más que suficientes.



Ya me contaréis si lo veis útil y si decidís ponerlo en práctica.






Bon weekend!




    


No hay comentarios:

Publicar un comentario

2016 © Bois et Lin