RUMBO AL SUR II






Hoy en Bois et Lin nos temblaban las manos y es que hemos experimentado una mezcla de emoción, nervios, impaciencia y por qué no decirlo MIEDITO del bueno.


Cada vez que me dispongo a crear una nueva pieza me tiembla todo el cuerpo. Miles de sensaciones se amontonan dentro de mí y parece ser que la única manera de liberarse  es haciendo tambalear con pequeños y rápidos movimientos todo mi cuerpo.



Miedo a no conseguirlo, a que lo proyectado  no sea lo obtenido, emoción por ver el resultado, impaciencia  mezclada con una ligera bruma de nervios. Cada día descubro que una buena dosis de esas sensaciones incomodan a la par que inspiran. Y ese bonito cócktel de sensaciones continua aquí y ahora, mientras escribo y mientras abro mi ilusión al mundo.



Preciosa vida, sí ésa, la de las sensaciones. Y aquí está, una mesa de apoyo a la que hemos conferido muchas de nuestras aspiraciones. Que sea bonita, sí, pero también práctica, que decore por sí misma, sí claro, pero también tiene que ser fácil de llevar y... cómo no, que sea eco - deco.







1 comentario:

2016 © Bois et Lin